Tras Matthew, el aromático buchito de café

1 cafeLa recuperación se apoyó en el eficiente trabajo de viveros.“Grita” DESVASTACIÓN y suelta los vientos de Matthew. Los bosques calcinados de octubre de 2016, en Maisí, vuelven a mi mente como imagen fantasmagórica de Harry Potter, cuando Danny Matos Bravet, director técnico- productivo de la Empresa Agroforestal de ese municipio, responde la primera de muchas preguntas sobre la recuperación cafetalera local, tras el paso del meteroro más destructor que se recuerde desde 2007 en la cuenca del Caribe.

2 cafeLas siembras observan los parámetros tecnológicos, con metodología como la vietnamita, que exige 60 por 60 centímetros en el hoyado para la postura. Aruba, Curazao, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Colombia, Haití, Jamaica, República Dominicana, Venezuela, Estados Unidos y Cuba, con particular saña en Maisí, por donde entró (Punta Caleta) a las 6:00 pm del 4 de octubre, y Baracoa, por donde salió (bahía de Mata), ocho horas después, a las 2:00 am del siguiente día.

“Devastación es la palabra”, apunta el joven ingeniero como prólogo al diálogo sobre la recuperación cafetalera. “Perdimos el ciento por ciento de las plantaciones y comenzamos desde cero a reconfigurar el principal renglón económico del municipio, un patrimonio de dos mil 97 hectáreas, de las cuales ya se transformaron mil 557 y las restantes (520) se terminarán hacia el 2022.

Nada se parece en Maisí a la desolación dejada por el infausto “regalo de Dios”, significado que en hebreo, griego y latín se atribuye a Matthew, nombre escogido por los meteorólogos para la decimocuarta tormenta de la temporada de huracanes en el Atlántico de 2016 y quinta que alcanzó la categoría de huracán. Por sus daños, ya ningún otro se llamará así.

Maisí florece en viales, transporte, comunicaciones, electricidad, servicios… Es otro, como también sus cafetales arábigos de las variedades Bourbon, Caturra rojo, Isla 64 y Lafernó, entre cuya floresta se abre paso la ciencia y la técnica con siembras de injertos de patrón Robusta y yema Arábiga, que desarrollan plantas resistentes a la sequía (la agricultura del territorio es secano), a los nemátodos del suelo (gusanos que atacan al árbol) y de alto potencial genético-productivo.

“La proyección recuperativa apunta al incremento de la producción y llevar al municipio al liderazgo nacional que alguna vez exhibió (de 1983 a 1988 cosechas superiores a las seis mil toneladas, equivalentes a más de un millón de latas), aunque los récords siempre echarán de menos a los cafetales abandonados alguna vez por circunstancias, como el éxodo de las montañas”, advierte el especialista y menciona zonas: Caleta, La Cuchilla, Los Jamales, Aguacatal, Patana…

El crecimiento de las plantaciones, todas nuevas, que entran en producción entre el tercer y cuarto año, va acompañado de ciencia, como dijimos antes -apunta3 cafeDanny Matos Bravet: “Partimos de cero y en 2022 todos los cafetales serán nuevos y vigorosos”. Matos Bravet y agrega: “Está presente, por ejemplo, la tecnología vietnamita en unas 600 hectáreas, con siembras con hoyos de 60 por 60 centímetros, que permiten desarrollo de las raíces para la absorción y resistencia a las inclemencias del tiempo; a lo que se agrega el corte de la yema apical (terminal), proceder que obliga al arbusto a expandir ramas laterales y, por tanto, hay mayor área de flores y granos”.

Antes de Matthew los rendimientos de los entonces viejos y agotados cafetales no rebasaban las 0,13 toneladas (t) por hectárea y hoy, con la incipiente incorporación de las noveles plantaciones, rondan las 0,33. “Saltos discretos, pero saltos: la zafra anterior recolectamos 381 t y en la que ya granea, pero inicia oficialmente en septiembre, aspiramos a 400.

El futuro, hasta el 2022, cuando tengamos completos todos los campos cafetaleros, lo garantizamos con un potencial de unos tres millones de posturas anuales producidas en 66 viveros, de los cuales 10 tienen capacidad para 100 mil planticas anualmente. En esas instalaciones se hacen injertos en tubetes y bolsas, y posturas normales en los primeros contenedores mencionados.

“Los tubetes, a diferencia de las bolsas de polietileno -acota-, tienen la ventaja de ser reutilizables, permitir mejor desarrollo del sistema radicular, humanizar el trabajo y que las plantas contenidas en él reciben en la casa de cultivo-vivero el agua en cantidad y frecuencia necesarias por los sistemas de riego allí existentes.

“Todas las formas productivas del municipio dedicadas al grano son atendidas por 34 técnicos integrales de montaña asentados en seis Centros de Gestión (La Máquina, Cantillo, Los Llanos, La Tinta, Vertiente y Los Gallegos), en cuyas manos está el adiestramiento y conducción del campesinado por los caminos de la ciencia y la tecnología agraria para avanzar hacia los objetivos de desarrollo económico que el país espera de nosotros.

4 cafeLa producción de posturas en tubetes proporciona muchas ventajas a la planta, asegura Yudnoyvis Navarro Cantillo, responsable del Centro de Gestión de Los Llanos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *